.

¿Quien ganó la batalla?

Toda la semana un poquito nerviosa, con mucho lío la práctica de la uni, los regalos de navidad, reuniones de última hora de espele, aggg, que locura, no tenia tiempo para nada de nada!! Y solo quería que el 29 de diciembre el reloj marcase las 18:15 para salir del trabajo y empezar estas mini vacaciones!. Y como irremediablemente el tiempo pasa, a veces rápido otras lenta, pero siempre pasa, llego el día y la hora!!!, jijiji, empezaban las minivacaciones!!.
Ahora aquí en Barcelona, sentadita como una reina, miro hacia atrás y la verdad es que me lo he pasado guay!!, jijiji, de arriba a abajo, con el cochecillo por carreterillas guays, en la cama escuchando la lluvia abrazadita a mi pequeñajo, dentro de una pequeña mina de agua, mirando la Alhambra desde un mirador en Granada, rodeada de kilómetros de olivos en medio de la sierra en Jaén, vamos que lo hemos pasado guay!!.

Así como momentos molones, bueno, al menos Br y yo nos reímos mogollón, aquí la historia. Acabando de comer el día 1, y aprovechando de Br se ha ido al baño me preguntan:
– Y tu Elena ¿vives en Barcelona? -, me preguntan sin más.
– No vivo en Pineda – respondí pensado que con esa respuesta tendría suficiente para saciar las inquietudes quien preguntaba.
– ¿Y de que parte de Pineda? – siguió preguntando impaciente a escuchar la pregunta.
– Ummmmm, de la misma zona que Br – respondí segura de que esa sería la última, mientras miraba la puerta, esperando que Br apareciera cual salvador y me librase de esta pequeña encrucijada.
– ¿Pero donde exactamente? – insistió esperando de mi una respuesta concreta.
– Eee, buenoo, yoo, pues vivo estooo – miro hacia la puerta, estoy sola ante el peligro, no se mentir, no puedo mentir, mierda, tengo que responder – pues vivo allí en el mismo piso que Br….. – se hizo el silencio, no hay vuelta atrás!!!, agggg, ya lo he dicho!!!.

Justo después de decir estas palabras, a los poco segundos apareció Br, sonriente sin saber que acababa de librar una de la luchas más encarnizadas de lo que sería la guerra por el poder.

Después de esto, solo me quedó pasar el resto de los días cabizbaja, siento el sentimiento de derrota, hasta que la noche del sábado, mientras veíamos la TV, se levantó a coger las cartas, las puso encima de la mesa y dijo:
– ¿Jugamos a las cartas? – preguntó sin más mientras barajaba la cartas.
Acepté de buena gana, con entusiasmos, solo con una premisa jugar a la Brisca, ese apasionante juego. Me dio las cartas, y me dijo que repartiera esperando ver en mi, ese miedo de quien no sabe jugar, o esa indecisión al repartir, pero mi experiencia y mi sabiduría hicieron de ese trámite, una demostración de mis virtudes. Después de tanto tiempo tenía que volver a jugar, estaba nerviosa, pero no por ello insegura de mi capacidad brisquera.
Imagino que pensó que una chiquilla de Barcelona no era capaz ni de contar las cartas que ha ganado, pero se equivocó, tenia delante a la ganadora de la brisca en la conocida familia Molina Rodríguez y seguramente que tampoco sabía que mi mentor y maestro en los artes brisqueros era mi tito, alias el copón, jijiji, llamado así porque siempre le salía el as de copas.
Y llego el momento de gloria aunque no gané la guerra, esa batalla la gané con mis habilidades y actitudes para el mundo de azar. Gané unas cuantas partidillas por paliza y aunque la última no la gané, de 5 gané 3!!! Ganadora sin ningún tipo de dudas.

Y para finalizar la despedida, era hora de partir, estábamos empatados, ni para mi, ni para ti, iguales de tu a tu. Recogimos las cosas como pudimos, dejamos el coche en la puerta y cogimos muestras mochilas y las bolsas que nos prepararon, intentamos resistirnos a llevarnos tantas cosas, al final cedimos a unas y nos negamos a otras, de camino saboreamos esta paz sin ganadores ni vencedores, nos lo habíamos pasado bien y en la última batalla la de luchar por no llevarnos comida y más comida pensábamos que habíamos empatado, hasta que llegamos a casa, deshicimos las maletas guardamos todo lo que nos regalaron y al abrir las bolsas vimos que nos había metido un bote de cola-caoooo!!!. Sin duda fuimos los perdedores de la batalla, pero estamos felices de volver a nuestra vida, sin guerras, jijiji, y yo hiper contenta de ser la nueva ganadora de la brisca, a partir de ahora llamarme miss brisca!!!.

1 comment to ¿Quien ganó la batalla?

  • TaM

    Jeje… tendrías que haberle dicho la verdad… que sois compañeros de piso! Per cert, a mi a la brisca no em guanyes!!

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>